Translate

martes, 22 de octubre de 2013

ESQUEJES: MULTIPLICANDO NUESTRAS PLANTAS


Los esquejes son un medio muy popular y extendido de multiplicación de los vegetales. Fáciles y económicos, hoy damos un vistazo resumen a su forma de llevarlos a cabo.

TIPOS DE ESQUEJES

  • De brotes: estos esquejes se cortan en primavera de puntas de brotes de crecimiento rápido.
  • De ramas tiernas: se cortan algo más tarde que los anteriores, cuando el crecimiento apical de los brotes se ha hecho más lento, pero todavía están verdes.
  • De ramas semilignificadas: estos esquejes se cortan a finales de verano, cuando el crecimiento ha disminuido, y los tallos son más gruesos y fuertes.
  • De ramas lignificadas: se toman de árboles y arbustos de hoja caduca durante el periodo de latencia, cuando la rama es leñosa. Se las conoce también como "estacas".



  • De hojas: determinadas plantas son supceptibles de ser reproducidas así. Tal es el caso de las begonias. En estos casos se corta un poco de la parte inferior de la hoja, tras lo cual se entierra. 


Pasos a seguir para conseguir un esqueje:


  • Cortar un pedazo tierno y vivo de la planta progenitora.
  • Meter en un recipiente con agua hasta que desarrolle raíces. Este paso puede ser omitido, y continuar con el siguiente si es necesario, ya que antes que ciertos esquejes de ciertas plantas desarrollen raíces, su tallo puede pudrirse. Habría que experimentar, en caso de duda, probando ambos pasos. Lo más probable es que ambos pasos funcionen.
  • Enterrar el esqueje y regar muy regularmente, más de lo común.
  • A la hora de introducir el esqueje en la tierra, NO se puede hacer directamente. Se ha de hacer un agujero en la tierra con un palo o con el dedo, porque de otra manera se dañan las células del tallo recién cortado y es más difícil que enraice.
  • Resulta de gran ayuda la llamada hormona de enraizamiento que sobre todo en ejemplares leñosos o semileñosos y aplicada sobre el corte que hagamos, favorecerá en gran medida la aparición de las raíces.
  • Sobre el corte, procura que nunca sea perpendicular al tallo. Hazlo transversal (inclinado), esto favorece mucho todo el proceso.
  • Procura así mismo que el corte sea limpio y que no produzcan desgarros o aplastamientos de los vasos que por los que la savia circula.

Mi lista de blogs